Arq. Liliana Adamo, en Google+

sábado, 25 de marzo de 2017

LA PIRAMIDE DE MAYO SE RENUEVA

En la Plaza de Mayo , de la Victoria en 1811, se instala la icónica Pirámide de Mayo, "el Altar de la Libertad".  Espectadora de tantos acontecimientos felices y no tanto, nace por iniciativa de los cabildantes como recordatorio del primer aniversario de la Revolución. No siempre estuvo emplazada en el sitio actual , ni tuvo las mismas características arquitectónicas. Nació como un obelisco hueco de adobe y tirantes de madera, de 13 metros de altura con pedestal de ladrillos y un vaso decorativo rematando el conjunto. Con el tiempo fue sufriendo importantes modificaciones, la incorporación  de un cerco perimetral , la estatua de Libertad o de la Republica que perteneció al primitivo Colón, las cuatro estatuas de mármol de Carrara en la base (La geografía, La astronomía, La Navegación y La Industria), que luego fueron retiradas, entre otras cosas ,pero sin la destrucción de la pirámide original;
Hoy escondida detrás de andamios , tablones y una media sombra azul, están tratando de devolverla a su antiguo esplendor. La restauración comenzó en diciembre de 2016, un mes y medio se tardó en sacarle las 12 capas de pintura, grafitis y pegatinas de su superficie , además de recuperar las cuatro estatuas que habían sido retiradas en 1912. Ocho especialistas trabajan en esa titánica labor con la ambición de que ostente  nuevamente su primitiva belleza  como hace 105 años atrás
Todo aquel curioso que quiera ver el proceso de los restauradores puede acercarse a la Plaza de Mayo, de lunes a viernes de 10 a 11hs y de 13 a 14hs

lunes, 13 de febrero de 2017

 
Centro Naval
Un exponente de la arquitectura francesa en Buenos Aires

Es interesante estudiar el desarrollo y la arquitectura de una ciudad,  es que a través de ella se puede visualizar los distintos estadios de un país.
Esto ocurre con el Centro Naval y los edificios  que lo rodean,  dan una imagen bastante certera de una época y de un país cuya aspiración era imitar a Paris , hecho que convirtió a Buenos Aires en una ciudad con rasgos netamente europeos.

Jóvenes oficiales de la Armada, egresados de las primeras promociones, de la Escuela Naval Militar, querían un club para reunirse y ejercitar su sana camaradería.
Dieron así inicio al Club Naval fundado en 1882. Hasta que se construyó la actual sede en 1914, funcionó en distintos sitios de la ciudad.
En la tradicional esquina de Florida y Córdoba, un monumental portón corona la esquina, hacia ambas calles, la fachada despliega una decoración con motivos marítimos y reminiscencias versallescas
El palacio es obra del arquitecto suizo Jacques Dunant y el francés Gastón Mallet, su obra se inició en 1911 y concluyó en 1914.
El edificio de siete pisos se eleva en noble zócalo de granito de Córdoba. Su decoración externa es del escultor Luis Trinchero.
Sólo el ingreso por la ochava y la majestuosidad del portal de hierro y bronce, exquisitamente trabajado con el bronce proveniente de los cañones de las Guerras de la Independencia, impactan.
La obra estuvo a cargo del empresario metalúrgico Luis Tiberti, quien también ejecutó los portones del Palacio Paz entre otros.
Traspasar su entrada es ingresar al mas bello y acabado ejemplo de arquitectura de la llamada "belle époque" porteña.


Los finos mármoles, el vestíbulo coronado por una gran lámpara de 200 kg. regalo del Diario La Prensa, y una escalera que evoca la Opera de Paris, nos trasportan a tiempos pasados.


En el primer piso ahora llamado Salón Sarmiento, en otras el Salón para fumar o Salón de Socios, lugar de tertulias y debates, se encuentra la mas importante pinacoteca con temas marinos.
En el segundo piso, el Salón de Fiestas está inspirado en la Sala Antiques del Museo del Louvre. Deslumbra por las dimensiones, las arañas y los cielorrasos pintados.



En el cuarto piso la Biblioteca con su revestimiento de madera y exhibidores  vidriados originales, donación del empresario Miguel Mihanovich.
Es destacable el grado de mantenimiento de todo el edificio, la decoración donde destaca el dorado a la hoja, los muros, los muebles. parte de ello es debido a una curiosidad que se da a través de los años.
 

Los artesanos encargados del mantenimiento pasan su legado de padres a hijos y siguen siendo de las mismas familias originarias, teniendo cada uno destinado un sector del palacio.  Así  cada detalle se mantiene en perfecto estado, como rara prueba de la artesanía local.
Otros sectores son el Salón comedor, donde otrora fuera el alojamiento para socios, el Salón de Armas, el Bar, con su nueva decoración, y en el subsuelo la Peluquería y la Sastrería exclusiva para socios



En el 2016, se produjo la apertura al público en general, hoy en dia se puede visitas bajo la guía del grupo del destacado Profesor Lazzari, y resulta un deleite recorrerlo descubriendo la historia particular de cada elemento y de sus salones
 
Nota: Lamentablemente perdí  todas las fotos que saqué en su oportunidad del Centro Naval. Las que se observan en el artículo son algunas extraídas de la web y otras proporcionadas por mi querida amiga Silvia Garbossa. 

jueves, 19 de enero de 2017


PUENTE TRANSBORDADOR NICOLAS AVELLANEDA

Vuelta de Rocha, barcos abandonados, trabajo febril, y ese viejo puente, es lo que ha dejado plasmado en alguna de sus obras el artista, Benito Quinquela Martín . Una postal de época del típico barrio de la Boca.
Durante años los botes iban y venían uniendo las dos orillas, hasta que en 1914 para una conexión mas eficaz y rápida se inaugura el Puente transbordador Nicolás Avellaneda.
Los puentes transbordadores que se construyeron en el siglo XIX y XX, son un claro ejemplo de una valiosa tipología  del período de la revolución industrial, donde además  había neto predominio de Inglaterra en la economía mundial
Para la construcción del Viejo Puente, se autorizó al Ferrocarril de Sud su ejecución , con el tiempo fue donado a la Nación. Se ejecutó en el Reino Unido, luego sus piezas fueron traídas por barco y como un mecano ensambladas en Buenos Aires, una por una .
La estructura de hierro con trazas de cobre para evitar la corrosión alcanza una gran  porte .Para su base se usaron  8 cilindros de hormigón de 4 metros de diámetro, enterrados a 24 m de profundidad para soportar cargas de casi 1000 toneladas. Estas bases fueron realizadas enteramente en Argentina en la Dirección Nacional de Construcciones Portuarias.
Funcionaba de una manera muy particular, desde su plataforma fija colgaba en forma basculante una plataforma móvil que se deslizaba por el travesaño superior , permitiendo acarreo de personas, coches y tranvía de una orilla a otra..
Entre las historias que lo envuelven está la muerte de uno de los  ingenieros responsables de proyecto,  Ante  un problema con una de las pieza diseñadas en Inglaterra el ingeniero se suicida arrojándose desde el punto mas alto del puente, más tarde se comprobaría que no había tal falla.
El 30 de Mayo de 1914, dia de la inauguración , el operador Enrique Austofer cae a las aguas del Riachuelo pudiendo ser rescatado por Prefectura
Estuvo a punto de ser desguazado en 1994. Gracias al férreo reclamo de los vecinos de la Boca e Isla Maciel eso no sucedió logrando a posteriori  que por el Decreto 349 , el Viejo Puente Transbordador fuera Declarado Monumento Histórico Nacional, convirtiéndose en un ícono del barrio de la Boca. En el mundo solo quedan ocho puentes de este tipo siendo el Avellaneda el único en América
En 1940 a sólo 100m de distancia se inaugura otro puente , pero  de tránsito ligero.  Se lo dotó además de un sistema levadizo para permitir el paso de embarcaciones de gran porte.
Al poco tiempo su vecino, el primitivo  puente cae en desuso dejando de funcionar definitivamente en 1960
Como curiosidad única, ambos puentes y tan cercanos comparten el mismo nombre , el del presidente Nicolás Avellaneda (1874-1880).
En la actualidad utilizando las escaleras mecánicas se puede llegar a una buena altura para divisar la ciudad y principalmente el barrio de la Boca.
 

Seguidores