Arq. Liliana Adamo, en Google+

jueves, 16 de septiembre de 2010

Viviendas para gente mayor.

Quizàs no es un tema agradable, pero mal que nos pese, a todos nos llega , envejecemos y el mundo cotidiano de nuestra vivienda debe adaptarse.

La prolongaciòn de la expectativa de vida genera nuevas necesidades y demandas en la arquitectura y el mercado inmobiliario. Una de ellas son las llamadas VIVIENDAS TUTELADAS o ASISTIDAS, concebidas para adultos mayores (no invàlidos), Segùn el Arq. Eduardo Frank, especialista en gerontologìa, "vienen a llenar el hueco entre dos estadìos de la tercera edad, entre la casa propia y el geriàtrico". Se trata de departamentos o casas pequeñas de uno o dos ambientes con la opciòn de un cuarto para dama de compañìa, pero con servicios comunes como biblioteca, salòn de reuniones, restaurante , gimnasio, lavanderìa, servicio de mucama.
Historicamente estos complejos fueron desarrollados en Argentina por algunas colectividades u organizaciones religiosas. La mas antigua es VillaLinda en el barrio de Belgrano , construìda en los 70 por la comunidad judìa, otra es Link Hause en La Cumbre , provincia de Còrdoba, desarrollada en los 80, por la comunidad britànica
Hoy en dia tambièn se comenzò a estudiar su implementaciòn en el ambiente de las urbanizaciones. Mucha gente jòven se fue a vivir a los barrios cerrados y sus padres desean estar cerca de ellos, "las viviendas asistidas" son una buena soluciòn al tema. Ello se planteò por ejemplo el complejo Nordelta . Edificios de similares caracterìsticas se estàn construyendo en el resto del paìs
Eduardo Frank, autor del libro "Vejez, arquitectura y sociedad" -editado por Editorial Paradiso- insiste en que una casa puede ir modificándose gradualmente a las necesidades de la tercera edad: En los edificios las modificaciones que se requieren son muy puntuales, por ejemplo:
El mayor porcentaje de los accidentes domiciliarios se da en los baños. Por eso, es aconsejable agregar barandas en los sanitarios y bañadera.
Hay que evitar las mesas de vidrio porque son peligrosas.
Los teléfonos con las teclas grandes y con los números importantes almacenados en la memoria son más cómodos.
Es bueno poner pisos antideslizantes, agregar barandas seguras en las escaleras y marcar bien las "narices" de los escalones. A veces, "es mejor una escalera bien hecha que una rampa mal diseñada", dice Frank.
Se pueden mecanizar los sistemas de enrollar o automatizar las luces. La idea es intentar que la casa se convierta en algo màs seguro.
Las "viviendas asistidas" cuentan ademàs con la ventaja que quienes las habitan tienen la libertad de pasar las horas tan solos como quieran o de buscar compañía en otros amigos que van haciéndose ahí mismo, en su casa, con un buen servicio de asistencia y hotelerìa., favoreciendo asì la máxima independencia personal , a la vez que se fomenta la vida comunitaria y la integración social.

(Fuente:La Naciòn 27-12-2007 y Clarìn ARQ.15-06-2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario.

Seguidores