Arq. Liliana Adamo, en Google+

miércoles, 13 de julio de 2011

Para la gloria de Dios.


Enclavada en un verde y ondulado paisaje , surcada por hilos de agua que invitan al descanso y a la diversiòn , ALTA GRACIA, nace hace muchos siglos sobre las Sierras Chicas cordobesas, a orillas del río Anizacate , lugar que los comechingones bautizaron con el nombre "Paravachasca", es decir "un lugar de vegetaciòn enmarañada"..
Su ilustre historia se enriquece cuando con la corriente colonizadora del Alto Perù, Juan Nieto organiza precariamente una finca que tiempo mas tarde serìa donada en 1643 a la Orden por uno de sus descendientes al ingresar a la "Compañia de Jesus".
La propiedad fue rebautizada en honor a la Virgen española de Alta Gracia, convirtièndose de la mano de los jesuitas y su estricta organizaciòn, en uno de los mayores emprendimientos productivos dedicados a la rama textil, ganadera y agropecuaria. Junto con otras estancias cordobesas forman la "Ruta Jesuìtica" , incluìda por la Unesco entre los patrimonios Històricos de la Humanidad.En 1659cuando la orden estaba en su mayor esplendor, la arquitectura de la primitiva finca deja de ser una pobre construcciòn de adobe y se desarrolla desafiando con su estilo barroco a la arquitectura de la època
El complejo estaba conformado por la RESIDENCIA ,lugar donde vivìan los religiosos, el OBRAJE para los trabajos de carpinterìa, los hornos, la secciòn textil, la RANCHERIA con los sesenta cuartos para los trabajadores, el TAJAMAR para la racionalizaciòn del agua de riego para los cultivos, y en el ala sur del complejo, la IGLESIA .
Obra diseñada por Andrès Blanqui, arquitecto de la Orden , el santuario es una joya del barroco colonial . Su fachada curvilìnea con pilastras apareadas rememoran el barroco italiano tardío, ùnica sin torres, coronada por una amplia cùpula respaldada por la espadaña de tres campanas que completan el conjunto
En su interior exquisitamente ornamentado, se destacan el retablo del altar mayor con columnas salomónicas y el púlpito tallado en madera, debajo de la bóveda. La tècnica en los altares es el dorado a la hoja y las pinturas al aceite
Aquí se observa el deterioro de sus paredes que no opacan la belleza del trabajo artesanal en madera, el dorado y esmaltado de las piezas. Los jesuitas, con una gran cantidad de hermanos coadjutores de origen bàvaro, fueron excelentes artesanos que dominaron las técnicas constructivas aprovechando ampliamente los recursos que las sierras brindando ricos trabajos en hierro, piedra, madera, ebanistería, platería,


Una curiosidad del confesionario, tallado en maderas nobles de forma hexagonal, "semi embutido" en la pared , el gran ancho de las paredes lo permite.

La cúpula sostenida por pechinas (esos triangulos laterales) y un cañon circular perforado por lucarnas "resiste todo cálculo de ingenierìa, para los expertos no podría estar en pie aún"....pues se equivocaron



Actualmente algunas cosas han cambiado, la antigua explanada frente a la iglesia ,destinada a las procesiones, fue convertida en plaza principal. La residencia jesuìtica en la segunda planta hoy alberga el Museo Històrico Virrey Liniers


En aquellas èpocas, la estancia abastecìa al Colegio Màximo de Còrdoba, considerado como la primera Universidad argentina, En sus salones y en los talleres del obraje, donde hoy funciona una escuela, se mezclaban los criollos, los negros, los inmigrantes europeos y los esclavos con los jesuitas


El TAJAMAR , un dique de 80 m de largo, es el dique mas antiguo que conserva la provincia de Còrdoba y una de las primeras obras hidràulicas del paìs, funcionaba como un embalse , fue la construcciòn perfecta para solucionar el problema de la provisión de agua para los cultivos ademàs de utilizar la energía de la misma para mover los molinos harineros. Los PAREDONES murallones de piedra asentada con cal y arena ,eran pequeños diques que permitìan el nivel de agua necesaria para derivar el caudal hacia canales subterráneos y acequias hacia el tajamar. Actualmente los paredones están convertidos en balnearios en verano y paseos durante el resto del año.
Con esta red de haciendas, los jesuitas, dieron muestras de su extraordinaria capacidad en aspectos que van más allá de su misión educadora y evangelizadora. Las forturas que generaban dichos haciendas, servìan para sostener las casas de la Orden, la propagación de la fe, sus iglesias y escuelas. A traves de su obra cultural y educativa llegaron hasta los claustros universitarios alcanzando proporciones extraordinarias al brindar formación a varias generaciones de maestros y doctores, lo que sentó las bases de Córdoba, la docta, reconocida como capital cultural del territorio virreinal en el siglo XVIII, hasta nuestros dias.

4 comentarios:

  1. Es uno de los lugares históricos más bellos de nuestro país! Fui con Yeta, te acordás?
    Muy buena la nota, como siempre.
    Un abrazote, Lilyana!

    ResponderEliminar
  2. Si, lo recuerdo .. Mercedes, Yeta y vos.Como todos los lugares en los que los jesuitas dejaron su impronta.. es bellìsima y llena de historia.
    Un beso grande
    Lilyana Adamo

    ResponderEliminar
  3. Estimada Arq. Lilyana, la felicito por este blog referido a la bella ciudad de Alta Gracia. Me imagino que Ud. debe conocer las historias de los túneles jesuíticos de Alta Gracia, que la unían con Córdoba. Este patrimonio subterráneo del siglo XVII, aún espera ser descubierto y puesto en valor. La invito a Ud. y a todos sus colegas y amigos, a visitar la página web del Grupo Speleotunel de la ciudad de Córdoba, dedicado a la investigación y protección del patrimonio subterráneo. La web es www.speleotunel.com.ar Cordiales saludos desde Córdoba. Martin

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones una vez mas por la clara descripción de los bellos lugares que tiene nuestro país,este es especialmente hermoso,gracias!!Griselda

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario.

Seguidores