Arq. Liliana Adamo, en Google+

domingo, 14 de mayo de 2017

EL MITO DE LOS SETENTA BALCONES Y NINGUNA FLOR


Setenta balcones hay en esta casa,
setenta balcones y ninguna flor.
¿A sus habitantes, Señor, qué les pasa?
¿Odian el perfume, odian el color?

La piedra desnuda de tristeza
¡dan una tristeza los negros balcones!
¿No hay en esta casa una niña novia?
¿No hay algún poeta lleno de ilusiones?

¿Ninguno desea ver tras los cristales
una diminuta copia de jardín?
¿En la piedra blanca trepar los rosales,
en los hierros negros abrirse un jazmín?

Si no aman las plantas no amarán el ave,
no sabrán de música, de rimas, de amor.
Nunca se oirá un beso, jamás se oirá un clave...

¡Setenta balcones y ninguna flor!

Cuando recordamos la famosa poesía  "Setenta Balcones y Ninguna Flor", de Baldomero Fernández Moreno , casi mágicamente visualizamos los balcones vacíos del edificio emplazado en la esquina N.O. de Corrientes y Pueyrredón. Pero, ¿realmente ese edificio sirvió de inspiración  al poeta o hubo otros? Es allí  donde comienza una de las leyendas urbanas más repetidas sobre ese soneto.

En  ese punto donde otrora estuviera la playa de carga del Ferrocarril Oeste, se implanta  una impactante construcción desarrollada en esquina. De estilo academicista , diseñada en 1908 por el arquitecto francés Gastón Mallet y el suizo Jacques Dunan, es quizás la mas conocida, por su porte, ubicación y sucesión  de balcones. Varios cuerpos , en la planta baja locales y en la esquina una cúpula con un remate decorativo, construido para la Caja Internacional Mutual de Pensiones. En uno de esos locales  de PB, estaba el conocido Café Paulista abierto las 24 horas, reducto de muchos noctámbulos al igual que Baldomero. Es quizás por su asidua presencia a saborear allí un rico café o por los balcones de esa fachada  que se ha dado inicio al mito.

Otra construcción que da pie a esa historia es la que se encuentra en el barrio de Caballito, Rivadavia al 5800, entre Puán y Pasaje Chirimay. A su frente están las bocas de acceso de la Estación Puán de la línea A, de Subterráneos. El diseño pertenece a Eustaquio Ballester, también de estilo academicista, ocupa una gran parte de la manzana, tiene en su frontis un nombre muy particular "Femenil" ,  rótulo por el cual se lo conoce. Aludía al nombre de una revista femenina de corta trayectoria  que tenía allí sus oficinas.
Su construcción data de 1927/28, ¿y porque la importancia de esta fecha?.. Pues el soneto fue escrito en 1917, por consiguiente imposible haberse inspirado en algo que no existía.
 

También se dijo que otro podía ser el colegio donde era profesor, pero ese dato resulta ser el menos factible.
 
Al final la duda se esclarece con sólo leer las palabras expresadas en SADE (Sociedad Argentina de Escritores) al recibir el Gran Premio de Honor. En esa ocasión definió el edificio inspirador de los setenta balcones y ninguna flor, ni uno más ni uno menos, ubicándolo sobre la actual Av. Libertador a la altura del ya desaparecido Parque Japonés . Eran los balcones desnudos de un edificio nuevo que en una noche en compañía del poeta español Pedro Herreros, fueron contados, uno por uno, desde un lejano banco de piedra. Años mas tarde, su hija lo confirmó , pero indicando que la construcción ya había sido demolida.
 
De toda la obra del poeta este soneto es el mas recordado, la tristeza de la piedra, la falta de presencia de gente, la negación de la hermosura.. Quiero pensar que el objeto de su inspiración aún existe, pues hay muchos edificios en esa zona que cumplen esa consigna, sería solo cuestión a modo de juego poder descubrirlo.

Fotos de la web : Zonaprop.com.ar y Wikipedia
 

4 comentarios:

  1. Lo estudié, como casi todos en la primaria. . . .y aún está muy claro en mi mente.
    Por no vivir en bs As, ignoraba su historia. . . . .pese a su tristeza, es muyyy bello !!!!
    Gracias Lily . . . .

    ResponderEliminar
  2. Ignoraba que no era el edificio de Corrientes y Pueyrredon, conozco el edificio porque tiene sus consultorios dos médicos que me atienden, y los socios del htal. Alemán con los que he hablado piensan como yo. El edificio es hermoso, uno de los patios que esta en la entrada tiene una fuente muy linda y esta muy bien cuidado, por suerte ahora ya no están los manteros que afeaban tanto la zona. Como siempre tus aportes me son muy interesantes, felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  3. Querida Liliana:
    Muy buen artículo como todos los que escribís.Debés dedicarte a ello formalmente,como me animé yo.
    Y de esa poesía, que decir !!. solo sentirla y emocionarse.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario.

Seguidores